Jueves, 05 de Mayo de 2016 17:15
Vota este articulo
(2 votos)

OPINIÓN | J. 33: Ciudad de Lucena 2-1 Pedrera

Último partido en casa de la temporada del Ciudad de Lucena donde al menos, con poca brillantez, se consiguió el objetivo ansiado desde hace algunas jornadas. Y que, aunque parezca que no, ha salvado el fútbol en Lucena en cierta medida, porque se puede preparar un proyecto para que en 2017 se pueda retornar a Tercera División. Se puede deducir como un mal menor, pero yo estoy más contento que un niño jugando en el parque.

 

El Ciudad salió con Alberto, Erik, Caballero, Marcos, Ismael, Curro, Iván, Sergio Torres, Miguel Sanz, Ángel y Chechu Córdoba.  El Pedrera salió con un 4-2-3-1 destacando por su buen golpeo al número 10 ,Isco, aunque después en el campo dejaba que desear por su falto de físico. El partido comenzó de tanteo entre uno y otro pero poco a poco y con la desgana o desidia por parte del Ciudad, el Pedrera se hizo con el balón en gran parte de la primera mitad. No sólo se hizo con el balón, sino que las oportunidades vinieron todas por parte del equipo sevillano. CIUDAD DE LUCENA PEDRERAEl Ciudad no daba una a derechas y tuvo varias jugadas esperpénticas que pudo haber provocado  un desastre mayúsculo en la primera parte. El Pedrera puso la intensidad necesaria para no sólo llevarse un gol de ventaja en el descanso sino para mucho más. La verdad es que consiguió marcar antes del 0-1 pero el árbitro anuló un gol, tras un saque del tal Isco en una falta lateral, pero que nunca sabremos si fue legal o no. Hubo unos cuantos saques de esquina más que peligrosos y la verdad yo me preguntaba que de donde había salido éste número 10 y su tremendo golpeo de balón. El Ciudad estaba totalmente descolocado y el centro del campo desaparecido por completo. A esto se le añade que uno de nuestros centrales era Marcos y encima en la zona izquierda.  Os digo sinceramente que era todo tan desastroso, que ni pensé en que poner en éste artículo y lo único que yo pensaba en ese momento era, que porque al menos no hacía Juani una variación táctica y de jugadores.

Bajo mi humilde opinión yo hubiese realizado una variación al 4-4-2, pasando a Marcos al lateral derecho, bajando a Curro de central con Caballero, Erik de extremo derecho y doble pivote con Torres e Iván con Miguel Sanz arriba con Chechu y así al menos habría más coordinación y menos huecos.

Es fácil hablar a toro pasado pero es que en el minuto 30 la situación era tan caótica, que yo hubiese realizado esos movimientos. Hasta el minuto 45 no hubo ningún ápice de mejora en el Ciudad y sabiendo que teníamos que ganar sí o sí, la verdad es que la preocupación estaba aumentando.

Afortunadamente, el equipo salió con fuerza en el segundo tiempo, comandado especialmente por un buen Sergio Torres, que sin ninguna duda debe ser el eje del proyecto 2017, del centro del campo y que conectó por completo al equipo por su intención de ir a por el partido. Erik y Caballero como imagen importante del equipo, también pusieron su alma en el campo y se notó por el descaro que ponían en cada acción, ya sea subiendo la banda como si no hubiera mañana por parte de Erik, así como la presión e intensidad de Caballero en tapar zonas huecas y secar cualquier acción del rival. Iván y Miguel Sanz estuvieron más desaparecidos y por eso fueron cambiados por Javi Ruiz y Migui.

La entrada de Migui le dio más verticalidad al equipo y entre él y Erik, el equipo estuvo rondando el área del Pedrera en gran parte del segundo tiempo. El partido fue el reflejo de la temporada, porque llegamos muy bien pero no definimos y habrá que reforzar bien esa zona para el año que viene. Tras una buena internada de Migui, se pitó penalti que Sergio Torres materializó y sinceramente no lo celebré porque sabía que esto no daba nada y que tan sólo era un pasito. El partido siguió por los mismos derroteros y el Pedrera ya estaba desquiciado y entre el bajón físico y la absurdez de hacer mini trampas durante todo el partido, el equipo sevillano tan sólo le quedaba rezar para que no marcásemos el segundo. Cuando todo parecía que terminaría en empate, Javi Ruiz se escapó y al llegar al área fue derribado claramente y de nuevo se pitó penalti. No recuerdo estar tan nervioso que en ese momento que en toda la temporada. Sergio Torres marcó y grité con furia ese gol que hacía terminar una temporada aciaga en todos los aspectos pero que debe servir de escarmiento de cómo no se debe hacer las cosas.

Al final, mi alma respiró y tranquilamente todo se calmó. A partir de ahora, todos juntos debemos de empezar a creer y apoyar al próximo proyecto que seguro que no tendrá nada que ver con éste. Cada uno en su lugar, la afición al campo, la directiva a sus funciones, el entrenador a entrenar y los jugadores a jugar al fútbol. Parece sencillo, pero no lo es. Sólo pido una cosa. Un entrenador con credenciales futbolísticas para la categoría, un grupo de 15-16 futbolistas fijos y una afición que vaya al campo y compre su abono.

¡VAMOS LUCENTINOS! ¡YO QUIERO UN EQUIPO EN TERCERA! ¿LO QUIERES TÚ?

Manuel Cuenca

Análisis de opinión de los partidos del Lucena cf en casa

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
ir arriba