Jueves, 10 de Marzo de 2016 19:17
Vota este articulo
(1 Voto)

OPINIÓN | Jornada 26: Ciudad de Lucena 1-0 U.D. Morón

 

RINCÓN DE MANU // OPINIÓN

 

MANUEL CUENCA nos trae la visión personal de un aficionado incansable sobre los partidos del Ciudad de Lucena en casa, así como la actualidad del club lucentino.

 

E-mail:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 


 


Jornada importante la que se ha jugado en el estadio Ciudad de Lucena y  que no pasará a la historia ni por el resultado ni por nada que ocurriera en el campo porque hubo un gol y poco más que contar de forma exhaustiva. Es verdad que debutaron tres jugadores nuevos, pero la transcendencia en el resultado no fue tal pero si significativa para un posible futuro. Contento por tener tres puntos más en el casillero pero se continúa con las mismas deficiencias desde el principio de temporada. La falta de gol.

 

El Ciudad salió con Alberto en portería con Erik, Caballero, Obregón y Chechu toledano en defensa, con Curro Vacas de pivote con Marcos y Sergio Torres de volantes, Cisco Jurado en la derecha, Iván en la izquierda y arriba Pineda. El Morón plantó un 4-4-2 con dos extremos y doble pivote y arriba 2 delanteros móviles. La línea de atrás de cuatro siempre estuvo muy ordenada y el 4 que sin ser muy ortodoxo, siempre estaba en contacto con el balón, ya sea cortando, sacando el balón desde atrás y en cualquier balón por alto.

El partido comenzó fuerte y con sensaciones de otra categoría, con disposiciones muy inteligentes por parte de los dos equipos y con juego de combinación e intensidad. A pesar de ello y tras un testarazo de Caballero al larguero y el posterior gol de Pineda, sinceramente durante el partido ocurrieron muy pocas cosas a destacar por lo tanto me gustaría detenerme en varios puntos en el juego del Ciudad de Lucena.

Dependiendo de si el balón lo tenemos nosotros o no, de cómo se saca el balón desde atrás tras un saque de portería o como se intenta superar líneas de juego. Cuando nosotros tenemos el balón en el centro del campo, los laterales rápidamente avanzan unos metros y los volantes, uno se acerca para abrir opción de pase y el otro intenta entrar por dentro para ocupar zonas "muertas" o a la misma vez crear espacios libres en el campo. Un claro ejemplo es que Curro tenga el balón, Sergio Torres se ofrece y recibe y mientras que Erik avanza, Marcos que jugó sorpresivamente de volante, o se mete por dentro o busca el lugar para recibir y si es éste segundo caso, el extremo Cisco, baja o a recibir balón o abrir espacio “llevándose” el defensa para Erik entre por banda para centrar. Un caso así pero a banda cambiada ocurrió en el gol de Pineda, donde Iván se ofreció por dentro para que subiera el lateral, pero en éste caso estaba Obregón por ahí, que centró y Pineda remató de manera brillante para el uno a cero. Tanto la línea de 4 defensores del Morón como los dos pivotes se vieron superados en varias ocasiones de la primera parte y tan sólo el poco acierto lucentino no hizo que subiera el segundo.

 

Otro caso a explicar es cuando sacamos el balón de portería. Éste partido me hizo recordar a Falete donde, sus dos centrales se abrían mucho, para que bajara el pivote (Curro), los laterales subiesen al nivel de los volantes creando un línea de cuatro y arriba los otros 3, creando un momentáneo 3-4-3. Balón largo de Curro o de los centrales para Pineda o Cisco y en segunda jugada, seguir el juego para tener balón o llegar a portería. El problema de esto, que en cierta medida crea superioridad y automatismos claros, es que se queda mucho a la improvisación porque el balón no es de nadie cuando está arriba. Sin embargo, si está trabajado, las ayudas y apoyos son superiores al contrario siempre y se consiguen resultados. Lo utiliza el Atleti o equipos como el Rayo en ciertos momentos últimamente. La primera parte se intentó cerrar el partido pero nuevamente el poco acierto a portería nos hizo arrastrar la preocupación del resultado hasta el final. Del Morón destacar como dije antes al defensa número 4 y al media punta número 10 que realizó varias internadas por dentro pero con falto de saber finalizar jugadas. lucena moron

 

La segunda parte comenzó como otras, es decir, con la sensación de creer que tenemos clara ventaja en el marcador pero sabiendo que cualquier fallo nos llevaría al empate. El bajón en éste partido fue en aumento con el paso del tiempo y el balón o no era de nadie o lo tenía el Morón. Aunque realmente no creara peligro de verdad, si denostaba superioridad en el campo y nosotros tan sólo esperábamos a un robo de balón y buscar rápidamente jugadas por banda. Miguel Sanz entró por Cisco, que mostró cansancio, en el 58 y es que la verdad sigo sin entender porque juega tanto en banda y no más por dentro y cerca del área.

Sancho entró por Iván que desde la entrada de Miguel, pasó a la izquierda pero poco pudo hacer tras las pocas ayudas que recibió, porque Egea que entró por Toledano, apenas subió. Sancho mostró un gran físico y buena zancada pero en veinte minutos apenas tocó 2 veces el balón y las dos en fuera de juego. El partido se estaba muriendo y el Morón no concretaba su superioridad en ningún momento, por lo que el Ciudad realizó el último cambio para dar más consistencia al centro del campo con la entrada de Javi Ruiz por Marcos, que hizo un desgaste físico importante pero que sería menos si supiese manejarse mejor en esa posición de volante.

Hay que saber leer muy bien el juego para jugar ahí, y saber cuándo ofrecerse, cuando cerrar un hueco y cosas así, y Marcos, que tiene varias virtudes, pero lo de perder el sitio lo tiene de siempre. Jugar más partidos ahí puede al final ser positivo para él para crecer como futbolista. Los últimos minutos fueron lentos y con pocas cosas que contar. Dos fuera de juegos del Ciudad, un gol visitante por un dudoso fuera de juego y sobretodo pérdidas de tiempo para que terminase todo.

 

La conclusión es que quedan 8 partidos, 3 en casa y mucha tela que cortar todavía. Es el momento de dar el golpe en la mesa y cerrar lo antes posible las consecuencias fatales que sería no entrar el año que viene en división de Honor. Sé que no es fácil pero lo que no sería fácil, sería perder el fútbol en Lucena unos años más. ¡Vamos Ciudad que se puede!

 

Manuel Cuenca

Análisis de opinión de los partidos del Lucena cf en casa

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
ir arriba